IMPLANTES DENTALES

Los implantes dentales son unas fijaciones fabricadas habitualmente en titanio que actúan como raíz del diente natural. Con un cuidado apropiado y una buena higiene bucal pueden durar toda la vida. Son mínimamente invasivos ya que los dientes sanos adyacentes se mantienen intactos, puesto que al contrario que con los puentes convencionales, no es necesario tallarlos. Las principales ventajas son que mantienen el hueso natural y proporcionan estabilidad y comodidad para ajustar sobre ellos una corona o un puente cerámico que actuará como si fueran dientes naturales.

¿Cómo puedo restaurar la falta de varios dientes seguidos?

 

Cuando se han perdido varios dientes, ya sean anteriores o posteriores, y el tramo sin dientes es pequeño, se pueden reponer las ausencias mediante una prótesis fija denominada puente, que puede ir apoyada en sus dientes naturales. Pero si desea evitar tallarlos, es más aconsejable colocar varios implantes en el tramo sin dientes y sobre ellos colocar el puente. Cuando aún habiendo dientes naturales, los huecos sin dientes sean tan grandes que desaconsejen la colocación de un puente apoyado en los propios dientes del paciente, habrá que elegir entre una prótesis removible con ganchos, retenedores e incluso paladar, aceptando los inconvenientes que estos tipos de prótesis conllevan, o bien optar por la colocación de varios implantes para soportar los puentes. Hoy por hoy, en general, los implantes constituyen la opción más aconsejable.

Save

Save

¿Cómo se puede restaurar una boca que ha perdido todos sus dientes?

 

La rehabilitación bucal de una persona que ha perdido todos sus dientes puede realizarse mediante una prótesis completa movible. Estas “dentaduras completas” con el paso del tiempo pueden presentar una serie de inconvenientes como:

  1. Pérdida de estabilidad, ajuste y retención de la prótesis, lo que ocasiona movilidad, dificultad masticatoria al hablar y masticar.
  2. Reabsorción lenta pero continuada del hueso alveolar de los maxilares.
  3. Llagas en zonas de roces.
  4. Pérdidas del gusto y cambios en el sabor de los alimentos.
  5. Náuseas, lo cual dificulta el uso de la prótesis movible sobretodo las que asientan en maxilar superior.
  6. Estos problemas así como la necesidad de efectuar revisiones frecuentes han de ser tenidos en cuenta a la hora de decidir cómo rehabilitar estos casos. Mediante la colocación de un número variable de implantes dentales, que dependerá de cada caso en particular, se puede adaptar una prótesis estable y así detener la reabsorción del hueso en los maxilares e incrementar el confort y la seguridad. En este caso se puede optar por una prótesis completamente fija, que sólo puede ser retirada por el dentista o por una sobredentadura que, aunque puede ser desmontada por el paciente, asegura una gran estabilidad y confort cuando está colocada.

¿Qué son los implantes dentales?

 

Los implantes dentales son aditamentos, como raíces artificiales, creados para sustituir dientes. Actualmente están fabricados preferentemente de titanio químicamente puro y actúan como sustitutos de las raíces dentales. Tras su colocación dentro del maxilar o de la mandíbula sirven para que, una vez que estén osteointegrados, den soporte a los nuevos dientes artificiales que irán unidos a ellos. Cada implante, como ya hemos comentado, hace las veces de raíz artificial sobre la cual se asentará la corona o prótesis dental y en él podemos distinguir:

  1. Fijación implantológica o implante dental (porción que queda bajo la encía)
  2. Pilar transepitelial (porción de la fijación que emerge en la boca)
  3. Corona o prótesis (que recubre al pilar y es apreciable en boca)

¿Cómo se sujeta el implante dental al hueso?

Por un proceso biológico conocido como Osteointegración, descrito por el Profesor Branemark en los años 50, mediante el cual el organismo establece una conexión directa entre el hueso y la superficie del implante. Cuando se ha producido la osteointegración el implante se encuentra firmemente unido al hueso y puede soportar una prótesis para hacer frente a todos los requerimientos funcionales y estéticos como si se tratase de un diente natural sano. Otra característica de la osteointegración es la de ser muy estable en el tiempo por lo que estos tratamientos ofrecen resultados satisfactorios que se disfrutan durante muchos años.

 

Indicaciones de los implantes dentales.

  1. Reponer dientes con estabilidad similar o incluso superior a la de los naturales perdidos, evitando utilizar dientes adyacentes.
  2. Rehabilitar la boca funcional y estéticamente con calidad y precisión.
  3. Obtener un anclaje para las prótesis dentales móviles, aportando la estabilidad necesaria para dar confort y seguridad, como si fueran prótesis fijas.
  4. Conseguir que el hueso de los maxilares mantenga su función y no pierda volumen por reabsorción, evitando de esta forma el deterioro de los tejidos y el aspecto de cara envejecida por formación de pliegues y arrugas.
  5. Posibilitar anclajes que permitan efectuar otros tratamientos como los ortodónticos u ortopédicos y que de otra forma, en ocasiones serían imposibles de realizar.

¿Es molesto el tratamiento con implantes dentales?

Los procedimientos quirúrgicos del tratamiento con implantes están muy bien protocolizados y habitualmente se realizan con una molestia mínima o nula. En la gran mayoría de las ocasiones se realizan bajo anestesia local, igual que otros muchos tratamientos odontológicos y sólo se percibe el ruido de los instrumentos y sensaciones de presión o “runruneo” en la zona.

¿Cuanto tiempo a esperar para tener dientes?

Los tratamientos con implantes constan de dos partes:

  1. La parte quirúrgica: Comprende la colocación de la fijación o implante y un período de control y cicatrización del implante, tiempo en el cual el implante queda firmemente unido al hueso(“osteointegración”), de 3 a 6 meses según la calidad del hueso.
  2. La parte protética: Comprende la toma de medidas, confección de la prótesis, colocación y controles posteriores.

Cuando el implante se acaba de colocar, debe permanecer sin movilidad de 3 a 6 meses para permitir la osteointegración. En el momento en el que se coloca la prótesis definitiva sobre el implante decimos que recibe carga funcional (el paciente puede comer con el diente). Sin embargo, hablamos de carga inmediata cuando se coloca la prótesis en un margen de tiempo de 7 días máximo desde que se coloca el implante. Esto supone un riesgo añadido a la hora de colocar implantes, ya que el riesgo de fracaso aumenta ligeramente.

Una bonita sonrisa marca la diferencia

Cuéntanos que te pasa y la imagen que quieres transmitir,
nosotros te ayudaremos a conseguirlo.

EXPLÍCANOS TU CASO

Contactar