Revisiones bucales periódicas, enseñanzas de higiene oral, aplicación de flúor tópico en pacientes con alto riesgo de caries.

Una buena odontología preventiva es aquella que consigue y mantiene un ambiente libre de microbios durante cualquier procedimiento odontológico en un paciente. Esto incluye, entre otros, al gabinete dental, los instrumentos dentales, el equipo dental o, la utilización de unos guantes estériles.

En la práctica clínica consiste en realizar revisiones bucales periódicas, enseñar a los pacientes técnicas correctas de higiene oral, aplicación de flúor tópico en pacientes con alto riesgo de caries, así como los sellados de fosas y fisuras que consiste en la aplicación de unas resinas fluidas que solidifican con la aplicación de una lámpara de polimerización y que disminuyen el riesgo de que aparezca caries .

PIDE CITA ONLINE

o llámanos al  933 955 385

Una bonita sonrisa marca la diferencia

Cuéntanos que te pasa y la imagen que quieres transmitir,
nosotros te ayudaremos a conseguirlo.

EXPLÍCANOS TU CASO

Contactar